7 abr. 2011

MI AMIGO EL HOMBRE

MI AMIGO EL HOMBRE


Me encontraba atado a un palo en la parte trasera  de una gasolinera, era una  explanada muy grande, se veía la autopista y se escuchaban los  coches que pasaban a gran velocidad.
Estaba  dando un paseo, como estirando las piernas después de haber conducido durante varios kilómetros, se fijo en mi y miro para todos los lados, daba la impresión que se extrañaba de que estuviera atado y solo en medio de aquella explanada.
Se acerco lentamente, me miraba fijamente con la cara compungida, no entendía que hubiese un perro  atado a una estaca y solo.
Me parece que se quien ha dejado a este animal atado y se han largado, son esos tíos que me he encontrado cuando aparcaba  saliendo con el coche a todo trapo como si  les persiguiera el diablo, hay que tener mala leche para hacer esto, dijo hablando solo.
Dímelo a mí que han dejado como si fuera algo inservible.
Miraba a todos los lados, buscando de donde habían salido esas palabras.
No te quedes embobado, ¿no has visto nunca a un perro hablar?, seguía mirando detrás de él por si tenia a alguien a su espalda, al ver que estábamos solos, me miro de nuevo y me dijo
¿Tú hablas o es mi subconsciente el que hace que crea que estas hablando?
Yo no gesticulo palabras como lo haces tu, pero escuchas lo que pienso, que es lo mismo que si hablara.
Ya más tranquilo y siempre a una cierta distancia de mí, me dijo, no entiendo como te han dejado solo en esta gasolinera, eres un perro precioso, supongo que ellos te comprarían en su momento entre otras cosas por lo bonito que eres.
Si,  al principio todo es maravilloso, estaban muy contentos y me enseñaban a todos sus amigos y familiares, después poco a poco fui creciendo, para ellos iba siendo un engorro, no sabían donde dejarme cuando querían hacer un viaje, nadie de esos amigos y familiares que se ofrecieron a quedarse conmigo cuando surgiese esa oportunidad me querían acoger, les ponían miles de objeciones para rechazar la oferta que hicieron en su momento.
Ya ves, aquí estoy solo y desesperado, sin saber que hacer, no puedo soltarme de esta atadura y aunque pudiera no sabría donde ir.
Bueno, el tema es un poco complicado, por lo pronto nos vamos en mi coche y ya pensaremos por el camino que hacemos, lo que  esta claro es que no te voy a dejar solo, si tienes identificación canina supongo que en algún sitio estarás registrado y así sabremos quienes son tus dueños, primero voy a comprar en la tienda de la gasolinera  comida y agua para ti, tengo la impresión que no comes desde hace bastante tiempo.
Me dejo en su coche, al poco tiempo apareció con unos botes de comida y una botella de agua, comí como un desesperado, hacia tiempo que no había probado bocado, bebí agua y me soltó para que hiciera mis necesidades, como estaba bien educado, me fui lejos y enterré mis cositas, subimos al coche.
Ponte en la parte de atrás, estarás mas cómodo y para mi será mejor, no entendía que quería decir con sus ultimas palabras.
Después de varios kilómetros empezó  hablar y me dijo, creo que lo mejor es que te deje un “Centro de acogida para animales abandonados”.
Si ya se,  una perrera.
No te lo tomes así, otra cosa no puedo hacer.
Nos mantuvimos en silencio durante mucho tiempo, creo que con el tema del abandono y después con la comida me relaje y me quede dormido.
Cuando abrí los ojos me di cuenta que aquel hombre había cambiado su fisonomía, estaba rojo como un tomate, en la cara tenia bultos y se arrascaba constantemente, de pronto me dijo, mira, he pensado que no te voy a dejar en una perrera, se de una persona que ha perdido hace poco a un ser muy querido, le gusta mucho los animales, ella esta sola y tu también, creo que encajaríais perfectamente.
¿A ti no te gustan los animales?
Mucho, pero no puedo quedarme contigo.
¿Por qué?
Porque soy alérgico a los perros.
Me he dado cuenta, por eso estas tan hinchado y rojo, eso es peligroso ¿verdad?
Un poco, pero no te preocupes, cuando lleguemos, llamare a un medico, me pondrá una inyección y quedare como nuevo.
Me quede pensando, aquel hombre había expuesto su vida para salvar la mía, que mala suerte, pensé, me hubiese gustado quedarme con el.
Llegamos, habían casas de dos pisos, se bajo del coche y llamo a una puerta, salio una mujer que se parecía mucho a él, se abrazaron y se dieron muchos besos, se acercaron hacia el coche,  abrió la puerta por donde yo estaba, en un momento le explico toda mi odisea, ella se acerco a mi, me toco con tanto cariño y suavidad que pensé que estaba en el cielo de los perros
¿Como se llama?
Ahora te lo digo,  tu llama al médico y dile que me tiene que poner un antihistamínico urgentemente, después te diré como se llama.
Se acerco a mí y me pregunto como me llamaba, le dije, me llamo Key.
Hermana dijo al aparecer la mujer, se llama Key.
Muy bonito, ahora vendrá el médico y te pondrá la medicina, sabias que eras alérgico a los perros, ¿cómo has hecho esto?
No lo se, creí en ese momento era lo mas correcto, ahora se que esta bien lo que hice, los dos necesitabais compañía y ya os tenéis.
Vino el medico y mi amigo al cabo de unas horas estaba perfectamente.
Me tengo que ir dijo, de vez en cuando vendré a verte pero ya sabes, tenemos que estar un poco alejados el uno del otro, por eso de la alergia.
Y allí estaba yo, con una nueva familia y el saberme afortunado, los que me dejaron abandonado me hicieron un gran favor.
Mi amigo cuando se alejaba después de despedirse de nosotros, dijo en voz baja, el tampoco me habría dejado solo y abandonado………
Ya no le escuche mas, fui corriendo a la llamada de mi nueva dueña.

5 abr. 2011

Mi Jaima








BIENVENIDO….

…. seas a mi jaima, en estas ciudades y pueblos hostiles donde vivimos, en estos momentos de inquietudes e incertidumbres, no hay paz, no hay tranquilidad, no hay silencio.
Te ofrezco este trozo de  desierto para que  sientas el placer de la inmensidad de la nada, tengas paz, pienses solo en ti, las cargas y las preocupaciones ya las tienes, aquí, como las babuchas, tienes que dejarlas fuera,  te sentirás libre, no tienes que pensar en nada ni en nadie, solo estas tu.
Disfruta de mi hospitalidad, puedes hacer y decir lo que te plazca, puedes quedarte callado,  respeta a los demás, respétate a ti mismo, es la ley del desierto.
En esta jaima no hay ideales políticos, solo queremos tener tiempo para nosotros, hacer y decir, ver el horizonte lejano que nunca trataremos de alcanzar, sentir nuestro propio silencio.
Juntos podemos hacer un camino que no tenga fin, no iremos a ninguna parte, nuestro destino  será nosotros mismos y se acabara cuando ya no estemos, te invito a participar.
Como dijo un touareg “tu tienes el reloj, yo tengo el tiempo”, quitémonos el reloj y dispongamos de nuestro tiempo para hacer y decir lo que nos de la real gana.
En prueba de mi amistad te ofrezco  cobijo en mi jaima,  en su entrada tomemos los tres tes de bienvenida:

“El primero amargo como la vida, el segundo dulce como el amor y el tercero suave como la muerte”

No soy escritor, porque no lo soy, no se escribir, solo junto letras y seguro con no muy buenas maneras, no pretendo  dar lecciones porque sigo aprendiendo, no soy nada y así seguiré, me encuentro a gusto conmigo mismo, me gusto.
Quiero expresar de vez en cuando lo que siento, lo que veo, comentar cosas que me pasan y que pasan a mí alrededor, de los amigos, de los no muy amigos, etc., de lo que me ocurra…

Si  quieres entrar en mi jaima, bienvenido seas…………, touareg48