30 oct. 2011

A MI HIJO…..QUE NUNCA TUVE

En la soledad de mi estancia... empecé rememorar hechos ocurridos en mi vida...y no se porque... pensando en tu madre como hago constantemente...me vino a la mente que un día... halla por las tierras moras...nos vimos por primera vez después de muchos años...

Su vida había cambiado… aunque yo a ella la veía como siempre… hermosa... resplandeciente… sus ojos me miraban tan profundamente que no supe  en aquellos momentos estar a la altura de las circunstancias… pero tal el poder que ejercía sobre mi… que….

Después de decirnos como nos había ido durante aquella separación tan cruel…

Me dijo que tenía dos hijos…y otras muchas cosas mas... pero al despedirnos y al darme uno de los besos me susurro en el oído.

“Tuve un aborto y el hijo era tuyo”

No supe reaccionar, la sangre no me corría por la venas, me beso,… se monto en su coche y desapareció de mi vida nuevamente tal y como había entrado… primero como una brisa marina suave y al irse como el viento helado del Ártico.

Al cabo de los años volvimos a vernos.

Vivimos un largo y maravilloso tiempo juntos….lleno de amor…ternura y pasión… éramos la pareja ideal…estábamos pendientes uno del otro…

¿Por qué?... pero… se rompió…

…Otra vez la vida nos volvió a dar un azote del que todavía aun por lo menos yo no me he  recuperado.

No se los motivos por los que tengo la necesidad de hablarte… de decirte algunas cosas… quizás esto no tenga sentido...

¿Puedo hablar conmigo?

- Si

Gracias.

Primero quiero decirte que fuiste concebido como consecuencia de la amargura de dos personas que se amaban locamente y que sentían que sus vidas se rompían.

La separación era inevitable… estaban deseosos de darse en unos momentos todo el amor… el deseo y la pasión…  después el tiempo se encargaría de mantenerlos separados.

¿Dónde estas?

- No lo se, aquí hay muchos “entes”…así nos llaman

¿Te hubiese gustado nacer?

- Nunca me lo había planteado

¿Nos conociste?

- A ti no, a mi madre si, tienes que entender que estuve dentro de ella un tiempo, después salí violentamente y llegue a este lugar.

¿Te hubiese gustado conocerme?

- No lo había pensado, pero bueno, ahora ya nos estamos conociendo.

Me abría gustado que hubieses nacido.

- ¿Por qué?

Porque de alguna manera y aunque nuestra relación habría sido un poco especial, hubieses ocupado el vacío que me dejo un hermano tuyo.

- ¿Un hermano mío aquí?

Si, puesto que tu eres mi hijo, de mi también salio otro niño que la vida me arranco y que supongo estará por esos Lares.

- Puedo buscarlo

¿Podrías hacerlo?

- Porque no, aquí viajas de un lado para otro y recorres distancias infinitas, te encuentras con un sin fin de “entes” que han habitado la tierra, y otros como yo.

Si quieres te digo como se llama,

- No hace falta, los nombres aquí no sirven de nada, seguramente nos cruzaremos y al mirarnos sabremos que somos hermanos.

El es muy jovial, siempre tiene la sonrisa en los labios.

- ¿Qué le digo?

Pues le dices que eres su hermano… que no naciste… que tu madre es mi amor eterno…veras como entenderá todo.

Antes de abandonarme habíamos hablado sobre mi vida…era como un amigo para mi.

- Me hace mucha ilusión, aquí no hay muchas cosas que hacer, paseamos de un lugar para otro, nos saludamos y así siempre.

- Se que hay detrás de una  nebulosa, sitios donde tienes que ir acompañado hay diversiones, los que han ido vuelven muy contentos y con ganas de volver.

- ¿Cómo te llamaba mi hermano?

Me decía “viejo”

- Que nombre mas raro, se que los hijos llaman a sus padres “papa”

El también me lo decía, pero “viejo” es una expresión cariñosa.

- ¿Si hubiese nacido, que nombre me habrías puesto?

No lo se, esa decisión la hubiese tenido que tomar tu madre en su momento.

- ¿Te puedo llamar “viejo”?

Ya lo estas haciendo.

- Bien… cuando encuentre a mi hermano… hablaremos… nos divertiremos y cuando estemos saciados de estar juntos decidiremos cuando hablar contigo ¿te parece bien?

Me parece perfecto…aunque has de entender  de que estamos hablando porque estas en mi pensamiento…

- No me había dado cuenta… le había cogido yo el gusto a esto de hablar con mi padre.

No te preocupes, puedes meterte en mi mente cuantas veces quieras.

- Eso esta mejor… ¿alguna vez podré verte?

Por supuesto hijo, ya me queda menos vida por vivir que la que he vivido, así que cuando menos lo esperes estaremos juntos, al final nos reuniremos todos….

- No tengo prisa…pero me gustara muchos estar contigo…

Pásatelo bien hijo.

- Adiós “viejo”

Te quiero hijo….

- Te quiero “viejo”….

22 oct. 2011

NO FUE UN SUEÑO

¿Qué miras?

Te miro como duermes

Y……me regalaste una sonrisa

Y…. un beso, y… unas caricias…

Se abrazaba a mí tratando de fundir su cuerpo con el mío, sus besos eran lentos, suaves y deliciosos, como solo ella sabia darlos.

Buenos días mi amor, me dijo…

Nos levantamos.

Mientras le preparaba el desayuno, ella se duchaba, como hacía todas las mañanas.

Tenia que hacer un verdadero esfuerzo para no ir al baño y meterme en la ducha como en tantas ocasiones hacíamos.

Fui…. abrí un poco la puerta y la observe…

Tras la mampara estaba ese maravilloso cuerpo que tanto adoraba, notaba como el gel resbalaba por él cuando el agua caía.

¡Que envidia de ese gel y ese agua que su cuerpo recorría!

Volvía a la cocina a mis labores.

Notaba que se acercaba, escuchaba el sonido de sus tacones,  disimulaba como si no supiera que venia hacia mi, me gustaba hacerlo…

Me abrazaba por detrás, y  así  permanecía un rato, sentía sus deliciosos pechos apretandos en mi espalda, siempre alguna frase cariñosa me decía.

Veía el desayuno y con esa preciosa voz que tiene, exclamaba, ¡que rico, que buena pinta tiene!

Lo saboreaba lentamente, como me gustaba que lo hiciera.

Zumo de naranja a pequeños sorbos.

La tostada a mordiscos pequeños también.

Con el café cerraba los ojos, como si quisiera que su aroma penetrara en sus sentidos.

¿Qué miras?...

Y le salía una pequeña carcajada.

Disfrutaba viéndola comer.

Disfrutaba cuando estaba con ella, era como una droga, no estar a su lado significaba “mono”.

Nos despedíamos con un suave y delicioso beso.

Cuídate Ke……. Y me acariciaba la cara.

Al cerrar la puerta ya la echaba de menos, la tristeza invadía mi cuerpo y mi mente.

Me asomaba al balcón para verla ir.

Observaba como los hombres miraban esa prestancia y elegancia que tiene, ese contoneo de sus caderas, alguna que otra mujer también se volvía al pasar por su lado, provocaba envidia, provocaba sensación, provocaba pasión.

Me sentía orgulloso, daba gracias a no se quien, de tener una mujer como ella, seguro que era envidiado.

Después su imagen se perdía en las profundidades de la tierra.

Había desaparecido de mi vista, pero no de mi mente.

Pasaba las mañanas tratando de estar ocupado para que su ausencia no fuese tan angustiosa.

………………

Sonaban las llaves, el corazón se me aceleraba.

La puerta se abría  y allí estaba ella, dulce como siempre, con la sonrisa en los labios,  nos abrazábamos, así estábamos un rato.

No hacia falta decir nada, el contacto de nuestros cuerpos se encargaba de ello.

La llevaba al dormitorio… le quitaba el abrigo….

La tumbaba en la cama y mientras me contaba como le había ido el día… le quitaba las botas… los pantalones… la camisa…

Después la ayudaba a vestirse con la ropa de estar en casa.

Nos sentábamos en la mesa, el mismo ritual de la mañana, ¡que rico, que buena pinta tiene!

Siempre, siempre era agradecida.

Me gustaba cuidarla, hacerla de comer, darle todos los mimos posibles…. se lo merecía todo.

Era lo mejor que me había pasado en la vida.

Bueno, era, es y será….

Comíamos…. yo lo hacia deprisa,  deformación profesional, en mis tiempos teníamos que hacer las comidas muy rápido.

Me regañaba, ¿Por qué no comes más despacio?

No le hacia caso.

Lo cierto es que así tenía más tiempo para poder observarla y atender a la conversación que manteníamos.

Recogíamos la cocina.

Ella preparaba el café….

Se tumbaba con la cabeza en mi regazo, le gustaba que le acariciara… muy lentamente… las yemas de mis dedos sin apenas rozar su piel se deslizaban por sus labios… sus ojos… su cara…

¡Dios, que belleza tan grande!

Se quedaba dormida...

¿Qué miras?

Te miro como duermes

Y……me regalaba una sonrisa

Y… un te quiero, y…. ¡que rico eres!

Nos manteníamos en la tarde ocupados con asuntos pendientes… compras… ir a pasear… ir al cine… alguna que otra visita…

Nos disfrutábamos.

Estábamos juntos, eso era lo principal…

La cena era suave… ensalada… pescado a la plancha… o simplemente fruta…

Veíamos la tele, me encantaba cuando hacían una película de miedo o de  intriga, se apretaba a mí fuertemente.

Si había una de esas escenas un poco intrigantes o de suspense, pegaba un pequeño grito y me hacía  reír…

¡Tonto, no te rías!... me decía mimosamente…

Volvía a apretarse fuertemente con mi cuerpo.

¡Que delicioso era estar junto a ella!

Llegaba la hora de irnos a dormir…

Me aseaba yo primero para acostarme en su lado y así calentarle el sitio.

Escuchaba como manipulaba los distintos productos desmaquillantes, limpieza de cara, cremas y demás potingues que las mujeres se ponen por las noches.

Aparecía…

Había merecido la pena esperar, ante mi estaba una belleza sin igual, la cara radiante, sin coloretes ni pintura alguna, no hacia falta, al natural era mas hermosa aun.

Su camisón transparente, corto, dejando ver esas piernas kilométricas que tiene, su cintura de Barby, su cuerpo….

Su cuerpo era un pecado y a mi no me importaba pecar.

Se volvía y  me daba la espalda… yo abrazaba su cuerpo.

Con la barba de unos días rozaba su espalda y a la vez que mis dedos acariciaban su piel.

Estoy cansada y quiero dormir, me decía.

Yo cesaba las caricias y ella con un movimiento hacia mí, decía:

¿Quién te ha dicho que pares?

¡Lo sabia!… era su juego… nuestro juego…

Poco a poco las caricias iban en aumento, nuestros cuerpos quedaron al descubierto… piel con piel…

Mis labios recorrían cada milímetro de ella…conocía cada poro de su cuerpo…. era un delicioso manjar.

No hacían falta palabras… los gestos… sus ojos brillaban en la oscuridad… el aliento de nuestras bocas… el sonido de nuestros besos.

Nuestros cuerpos se conocían… se ansiaban… se deseaban.

Aquello era eterno… si mas nos dábamos… más nos deseábamos.

Siempre me ofrecía algo nuevo… yo aceptaba el reto.

Noches eternas… noches de amor… noches de pasión… noches de deseo… noches y noches y mas noches…

Caíamos rendidos, exhaustos, pero nuestros besos continuaban hasta que la inconsciencia del placer nos dejaba dormidos…

…………..




Nuestro amor fue…

“De los mas puros, de esos que arden mal, de los de antes.
De los que crean adicción. ¡Quizás calculamos mal la dosis! “

Ella lo dijo…

Ahora en la lejanía, en el otoño de la vida, cuando el cuerpo no es lo que era, cuando los achaques lo invaden, cuando las enfermedades se han saciado...

Sigo teniendo dentro de mí aquella hermosa mujer…

…………….

Por las mañanas cuando me despierto, miro al otro lado de la cama… cierro los ojos… la miro como duerme…se despierta y me dice….

¿Qué miras?

Te miro como duermes

Y… me regala la más hermosa de sus sonrisas.

Abro los ojos… ella no  esta… pero…… NO FUE UN SUEÑO

18 oct. 2011

DIME YÊDD


Yêdd

- Dime Guayete

¿Me puedes decir que es el amor?, ¿Cómo puedo saber si estoy enamorado?

- El amor te da la vida y te la quita, te hace feliz e infeliz, los celos te carcomen, lloras y ríes, es todo y nada a la vez, lo tienes en las manos y de ellas se te escapa, lo das todo y todo recibes, es una droga de la que no puedes escapar, no hay antídoto, el amor es eso y muchas cosas mas.

- Guayete, ¿estas enamorado?

No lo se Yêdd, solo se que cuando ella me mira todo mi cuerpo se revoluciona.

- Entonces mi querido Guayete, has empezado a sufrir.

¿Tú has estado enamorado?

- Si Guayete, lo estuve, lo estoy y estaré mientras viva, soy un ser privilegiado, pocas personas pueden decir que han sentido lo que de verdad es el amor.

Gracias Yêdd

9 oct. 2011

EL TREN

- ¿Por qué no vienes?

No quiero ir.

- ¿Por qué?

No me gusta ese tren, es viejo,  seguro se estropeará a cada momento.

- Que mas da, así podremos estar mas tiempos juntos, donde se pare visitaremos ese lugar y después otro y otro, dijiste que querías estar conmigo el resto de tu vida, no tenemos prisa, nos dedicaremos el uno al otro.

Me siento aun joven y ese tren que esta en esa vía es nuevo, corre más y me llevara rápido a donde yo quiera ir.

- Los trenes modernos están hechos para que duren un tiempo, después no valen nada, las piezas se quedan obsoletas, no tienen reparación, sin embargo este, la mecánica es simple, con un par de tornillos y alambres bien ajustados sigue adelante, todo es cuestión de voluntad y de querer.

Lo siento, si, te dije que me iría contigo, pero lo he pensado y deseo seguir viviendo mi vida, en otra estación quizás me suba al tuyo y podremos seguir juntos el viaje.

- Las vías de este tren irán paralelas al tuyo hasta cierto tiempo, después se vuelven divergentes y nunca convergerán.

No iré contigo.

- Que seas feliz.

Los trenes partieron, estaban ante el último viaje de su vida.

El tren moderno salio a toda velocidad, era tal que no se divisaba paisaje alguno, todo pasaba muy rápido. Ella se sentía feliz, había dejado parte de su pasado, le dolía pero no le importaba, estaba dispuesta  a seguir disfrutando hasta que no le quedaran fuerzas.

La gente con las que iba en su tren le decían que aparentaba menos edad de la que tenía,  se sentía bien y feliz.

Todo eran halagos risas y beneplácitos

Se dio cuenta que su tren tomaba otra dirección, ya las vías no iban paralelas. De repente sintió una presión en su pecho, el corazón le latía fuerte y rápido ¿había tomado la decisión justa?

El otro tren salio de la estación lentamente, parecía que le costaba tomar velocidad, poco a poco fue cogiendo ritmo, aunque lento era lo suficiente como para alejarse de la estación.

Tomó  la decisión justa, podía haber sucumbido de nuevo a sus deseos, no,  necesitaba paz, la vida le había sacudido violentamente, le dolería el alma y el corazón el resto de su existencia.

La pena se apaciguaría con el tiempo, o no, después,  solo recuerdos. Así es la vida, ya había pasado por ello otra vez, aquello fue un error, esto no.

Ensimismado en sus pensamientos estaba cuando se dio cuenta de que el tiempo iba pasando lentamente tras los cristales, si, aquello era vida.  La hermosura del paisaje era extraordinaria, podía  ver los animales pastando, el trigo moviéndose al compás del suave viento que reinaba por aquellos parajes, el color de la tierra cuando esta  recién labrada, los distintos colores de los árboles, arbustos y plantas en primavera. ¡Que maravilla!

Abrió  la ventanilla,  quería percibir ese  olor a tierra, el de las plantas, el de los animales, el tren iba tan lento que podría bajarse si quisiera, recrearse de tanta belleza y volver a subir, pero no hacia falta, el maquinista sabia que los que iban en su tren tenían esa necesidad, por eso iba lento.

Sus pasajeros habían dejado el humo,  el agobio de las ciudades, el ruido, las prisas con que viven, los cines, los teatros, las discotecas, etc. habían dejado la civilización para impregnarse de naturaleza.

Eran gentes que habían vivido para trabajar, apenas les dio tiempo de disfrutar, ese era el tren de la vida, de la de verdad, de la que merece la pena vivir, habían dejado atrás los sufrimientos, las penas, las desdichas,  tantas y tantas otras penalidades.

También habían dejado cosas  buenas como amigos, familia y algún que otro el amor perdido para siempre, todos ellos tenían su vida echa, con el tiempo se subirían a su ultimo tren.

Estaba anocheciendo, en el horizonte se divisaba el ocaso del sol, no había luces que pudieran tapar tanta belleza, la luna y las estrellas se fueron apoderando del firmamento, era maravilloso, hacia años que no lo observaba, le trajo recuerdos de su pasado, cuando por las noches se tumbaba en el frío suelo arenoso para observar la belleza de las estrellas.

Mucha gente no ha tenido ese privilegio, hoy día, hay chicos que no conocen una noche estrellada, la contaminación y las luces tapan las estrellas del cielo.



Buenas noches ¿puedo sentarme?

- Por supuesto, en este tren la propiedad no existe.

Ante el estaba una mujer con los ojos verdes mas hermosos que había visto en su vida, mucho mas joven que él, estaba de buen ver, tenia clase y estilo, y una sonrisa cautivadora.

Te has quedado mudo, parece que nunca habías visto una mujer.

- Muchas, pero tú no eres una mujer, eres un pecado andante.

Nunca me habían dicho un piropo tan original.

- Cosas de los andaluces.

¿Adónde vas?

- Supongo que como tu, hasta el final, no tengo prisa, ni nadie que me la meta.

Eso suena un poco obsceno.

- Obscenos tus pensamientos, cuando digo que no tengo prisa ni nadie que me la meta, me refiero a eso… a la prisa.

¿Te importa que te acompañe?

- En absoluto para mi será un placer, cuando deje de mirar la belleza del paisaje seguiré deleitándome contigo.

Creo que vamos a llevarnos muy bien los dos.

- Ese es también mi deseo.

¿No te interesa saber mi nombre?

- No ¿y a ti el mío?

Tampoco.

Pasaron veinticinco años, un cuarto de siglo lleno de caricias, besos, ternura, cariño y… ¿amor?

A esas edades lo importante es estar juntos, tenerse el uno al otro, tener la sensación de estar solos, de no necesitar más que el apoyo de uno para el otro.

Estaban frente a frente, cuando ella le pregunto:

¿La querías mucho?

- Si… ¿y tu a él?

Si.

- Hay heridas que sangran hasta el mismo instante de tu último suspiro.

Si


Siempre lo habían sabido, se habían respetado sus silencios.

- Lo nuestro ha sido maravilloso,  nunca sabremos como hubiese sido con ellos. Ha merecido la pena conocerte y ser feliz estos últimos años de mi vida.

A mi también me ha merecido y mucho la pena, dicen que se sabe si una esta enamorada y es cuando escucha las letras de la canciones.

- ¿Y?

Desde el primer día que te conocí las escuchaba todas. Llámalo como quieras

Se le cerraban los ojos poco a poco, ella sabia que estaba llagando al final, su estación se estaba aproximando.

-  Gracias por tu compañía, ¿me das un besos?

Lo beso tiernamente mientras notaba que su vida se iba apagando lentamente, lo atrajo a su pecho y así estuvo horas y horas hasta que el tren se paro……..

La próxima estaciona seria la suya……