18 abr. 2017

AÑORANZA




Tengo añoranza de mi idolatría
De mi deseo interminable
De esos besos que nunca nos dimos
De esas caricias carentes de sentido
Porque nunca fueron reales

Añoranza de tus labios que deseo sentir
De mis manos cubriendo tu cuerpo
De mis dedos transitándote
Haciéndote vibrar

Añoranza de tu mirada seductora
Penetrante llena de pasión y ardor
Compartir nuestros pecados

Deseo hacerte perder el sentido
Para que en mi ausencia tengas
Ansias calladas llenas de añoranza

Añoro lo que no tengo y carezco
Lo que deseo y necesito
Vehemencia dentro de mí,
Calma y tregua a mí alrededor,
Que no es sosiego ni paz

Añoranza de tu imagen borrosa
El tiempo anulo de mi designio
Hicieron perderte en mi destino

Que me llevaba hacia tu estela
Añoro lo que no tuve, ni tengo
Ni te tendré…
Pero te añoro…


Mare Nostrum 18 – 04 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

1 abr. 2017

AL OTRO LADO....






Entre el levante y el poniente
Allá tus cenizas están
En su puente del Cristo
En tu Ceuta querida, tu Ceuta natal

Parte de ellas en mi boca se disolvieron
Para que siempre en mí estuvieras
Aquí se quedaron,  sabor a ti tengo
Nada ni nadie me lo puede quitar

No te sueño en cada noche
Te pienso en mis madrugadas
De duermevelas que muchas son
Pero te vivo al despertar

De menos te echo, es un largo caminar
Muchos años son, veintidós ya
Son los que sin ti vivo
Más de los que contigo pude estar

Fuiste mi primer amor verdadero
Ese que no se puede calibrar
Tu hermano el segundo
Imposible de evaluar

Echo de menos nuestras madrugadas
De los sábados cuando esperaba tú llegar
Mientras los demás dormían
De guardia yo permanecía
Tu aparecer era mi descansar

Nuestras confidencias que nadie sabe
Intimidades te llevaste contigo
De las muchas horas pasadas
Juntos en nuestro deambular
Entre hospitales y amanecidas
Mi boca a cal y canto cerrada esta

Fuiste compañero y amigo de verdad
Paño de lágrimas que supiste secar
Portador de secretos que nadie sabe
Y que tú supiste apaciguar

La ciencia parada estaba
No supieron caminar
Trágico tu vivir y el mío
Y el de la familia más

A veces me pregunto ¿por qué este castigo?
Si la vida me bajó a lo más profundo
Mas bajo no se podía llegar
Con tu ánimo me supe levantar

Me falto mi madre
No la pude disfrutar
Y mi único amor verdadero
En mi limbo esta

Ese que tu sabes quién era
Y que nadie se imaginará
De tu boca no saldrá  
Y la mía cerrada esta

Una madrugada me preguntaste
¿Qué se siente al amar?
A tus bellos ojos te mire y te dije

Cuando al abrazar a tu amada
Tus piernas te flaqueen
Y no sabes donde estas
Comprenderás entonces
Que ese cuerpo que abrazaste
Es el camino por donde tienes que andar

A veces ese camino se corta
Y no sabes dónde ir, es la vida
Lagrimas has de derramar

La vida da lecciones
Y que todo lo que amas
A veces nunca lo has de gozar
Otro vendrá y se la llevara
Y ella a ese hombre amará  

Sigo leyendo tus filósofos selectos
Para en mis adentros seguir debatiendo
Mi oblación hago en busca de respuestas
Que la vida aun no me sabe dar

Buen educador hubieras sido
De esa filosofía selecta
Que tanto te gustaba declamar

Conservo tus poemas que a mano escribiste
De la muerte hablabas y a la vida
Clamabas un camino aun por andar

Menos va quedando y el deambular
Por esta vida errante que llevo
Hasta ti he de llegar
No sé donde te hallas
Dentro de mí si lo estas

Caminante no hay camino,
Se hace camino al andar
Escribió el poeta Machado
Ese camino que ando
Algún día a tu morada me
Ha de llevar

Gracias amigo, compañero
Confidente de nuestros pecados
Risas y llantos tuvimos
Los dos sabemos lo que vivimos
Lo que sufrimos en el caminar

Tatuado en mi mente estas
A tinta con sangre inerte
Que nadie podrá borrar
Te quiero hijo
No lo puedes dudar


Mare Nostrum 01 – 04 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

24 mar. 2017

EN TU CUERPO






En el mapa de tu cuerpo
Perderme quiero, en tu maraña
Rutas por conocer, por explorar
Tus laberintos quiero saborear

Los descubriré con mis dedos
Con mi piel hecha brújula
Me guiara hasta tu talle
Donde he de acampar

Tu boca será mi inicio
Tu aliento la brisa
Que a ti me ha de llevar
Desconozco tus senderos
Caminar por ellos quiero

Con mi mirada penetrante
Con mi deseo de ti permanente
Recorridos por atravesar quiero

Al mapa de tu cuerpo
Viajar deseo, seas tú mi destino
Vagar en tus rutas ardientes
Peregrinar y navegar
Hacia tu pecado

Cóncavo y convexo
Conjunción perfecta
Mientras mi lengua
Recibe la tuya
La mía en tu boca viajara

Sigo tu rumbo imaginario,
 Mi bitácora por escribir
Mis ansias de ti,
Me llevaran a mi destino
A tu adorado cuerpo

Tu piel y mi piel
Miradas cómplices
Deseos guardados
Llenos de recuerdos
Llenos de ti, llenos de mí

Viajare a tu cuerpo
Mi piel tu bahía,
Tu refugio y tu abrigo
Recalar en nuestro infinito
A nuestro puerto llegar


Mare Nostrum 24 – 04 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

21 mar. 2017

ETERNAMENTE






¿Cuánto perdura el amor?
¿Qué es el amor?
¿Cuánto dura el olvido?
¿Cuándo  sientes que te llega?
Preguntas sin contestar

Si tú me olvidas, yo te olvido
¿Hubo  amor después de ti?
Sí, hay vida, otro sentir
Las heridas se curan
Esas que dejaste en mi averno

Escribimos una historia
Nuestra historia, la que vivimos
No supimos vivirla
 La destruimos sin saber porque

No fue amor lo que vivimos
Si una pasión desenfrenada
Sin límites ni censuras

Titulamos  amor  lo que fue fuego
El amor aparece dentro de si
La pasión se siente en el cuerpo

Cuando el cuerpo  queda ajado
Y la mente viva, se va muriendo
Los pensamientos y los recuerdos
Poco queda  hasta su término

El amor no se olvida nunca
La pasión se borra, no deja huella
Somos vida, somos muerte

Te llevas lo que has sentido
Nunca lo que has vivido
¿Cuánto dura el amor?
Eternamente…

Nunca dejaras de notar
Ese pinchazo que te hizo
Sentirlo y que grabado en ti
Queda eternamente….


Mare Nostrum 21 – 03 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

14 mar. 2017

TE BUSCO





Buscando tu boca iba
Entre suspiros derramados
Detrás de tu aroma mis sentidos
Recorrían alamedas tenebrosas

Extraviado en mí transitar
Como compañeros mis silencios
Que gritaban a mis sombras
Húmedo era mi caminar
Esparciendo lágrimas delirantes

Explorando tu fragancia voy
Por los senderos de tu vida
Que me lleven a tu boca ansiada
Esa que nunca bese

Voy buscando tu abrazo
Que me acoja en tu seno
Que abrigue mi soledad
Que de calor a mi intemperie
Que acaricie mi nostalgia

Busco en tus ojos caricias
Que mitigue esta condena
Que año tras año me impone
Mi soledad no consentida

Eres beso, caricia, ternura
Calor, mirada calidad, abrazo
Sueño entre mis sueños

Verdades y mentiras, vanidades
Mi mente camina sin sentido
Sin juicio, razón ni lucidez
Y así seguirá siendo,
Hasta que te encuentre
Por eso...te busco


Mare Nostrum 14 de Marzo de 2017
Adolfo A. Morales Borrego

25 feb. 2017

ERES

  




¿Qué sentías cuando cerrabas tus ojos?
¿Qué sentías cuando tus labios cerraban los míos?
¿Que sentías cuando tu cuerpo desnudo tapaba mi piel?
¿Que sentías cuando tu lengua recorría mi boca?
¿Que sentías cuando tus manos esculpían mi cuerpo?

Eras viento, eras calma, mar embravecido
Eras tormenta, eras rayo y fuego
Eras luz dueña de mis tinieblas

Tu cuerpo era un desierto por explorar
Allí en tus dunas permanentes
Encontraba el sosiego de mi vida
De mi amor, de mis ansias de ti

Eres olvido y permaneces en mí
No te borras de mi mente
Eres perenne, pasión y olvido
Eres llanto, lagrima ardiente

Quisiera  que fueras pasado
Y no presente, lejana y no en mí
Eres aquello que tuve
Eres aquello que no tengo

Eres mi pasión, mi sueño, mi olvido
Eres vida, mi quimera, mi muerte
Utopía…eres todo
Todo y nada

Me guiaste en tu cuerpo angelical
Por caminos tenebrosos y turbios
Ansiosos por explorar y poseer
Me hiciste disfrutar de ti
De todo tu cuerpo, de tu alma
De principio a fin

Allí donde mis manos te moldeaban
Estaba tu piel ansiosa de ser amada
Deseabas  que mi fuego
Te quemase para ser lo que fuiste
Y lo que nunca… nunca más  serás

Quise olvidarte, pero estas ahí
En la lejanía, si en mi pensamiento
Cuando cierros mis ojos apareces
Acariciando mi espalda

Besando mi boca, creando amor
Como solo tú sabías hacerlo
Con esa pasión incalculable
Con ese deseo desbordado

Con esa mirada lasciva
Creaste  amor, pasión y deseo
Lujuria loca y desenfrenada

Fuiste todo eso y más, y ahora…
Ahora no eres nada
Pero sigues en mi pensamiento
Y te sueño en mis noches
Llenas de soledad.


Mare Nostrum  25 – 02 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

19 feb. 2017

TIRIS rutas literarias (Relato)








Hoy es un día de esos lluviosos, que lo único que te apetece es no hacer nada y dejar que la mente viaje por esos recuerdos que nunca van a volver pero que son parte de nuestra vida.

Viajes que provienen la mayoría de las veces, de esas personas que hacen que la magia de sus mentes te lleve por rutas desconocidas pero que se quedan clavadas en tu memoria y que son sus libros llenos de vida y sentimiento.

Mi amiga Rosa María Fernández, me regalo un libro editado por la Diputación de Zaragoza llamado “La fuente de la Saguia”….”Relatos de la generación de la Amistad Saharaui”.

Hay relatos de Ali Salem Iselmu, Bahia Mahmud Awah, Chedan Mahmud Yazid, Liman Boisha, Mohamed Salem Abdelfatah Ebnu, Mohamidi Faka-La, Salem Abdalahi y Zahra El Hasnaui Ahmed.

Todos los relatos me fascinaron por su riqueza en su prosa y su poesía, me hicieron ver la vida en el Sahara de una forma muy distinta a la que yo viví en mis dos etapas en las que estuve, en los hoy llamados territorios ocupados.

Todos los relatos son vida y huelen a desierto, a destierro, a éxodo, a muerte y dolor, pero sobre todo también huele a esperanza y nunca a olvido.

De Zahra Hasnaui, que me honra con su amistad, la conozco personalmente, despide ese aroma a mujer culta, llena de amor a su pueblo y olor a desierto.

Quiero destacar un hermoso poema que se llama Trigal y que aquí os dejo:

Calla el verso
grita el alma
ante el lindo
esplendor
la cuna gallarda
Quise gozar
y plantar la simiente
en el desierto de los desiertos
Me vi
maldiciendo
al dios de la lluvia,
a la tierra tacaña,
y a la emboscada
que me hizo caer
en tanta belleza ausente
Grita el verso, calla el alma


Maravilloso poema el de Zahra, ella es entre otras y otros muchos poetas, por lo que me ha venido esta afición a escribir o intentar hacer que unas cuantas letras juntas se parezcan a un verso y estos a un poema, aunque mi estilo  va mas por lo romántico, soy así,  veces lo consigo y otras es mejor ni hablarlo.

Lo que sí es cierto es que el escribir, me he liberado de muchos prejuicios e etiquetas que llevamos en nuestra mochila y no sabemos soltarlas a lo largo de nuestro camino.

Otra de las personas a la que admiro con devoción es a Bahia M. Awah., Antropólogo, poeta, escritor y otras muchas cosas más.

Lo conocí a él y a  su esposa Conchi cuando vivía yo en Madrid, asistí a varias conferencias suyas así como a la presentación de algún que otro libro.  

También asistí con ellos, cuando llegaron a Madrid  a un teatro municipal de Alcalá de Henares, poetas saharauis que nos deleitaron con poemas que se trasmitían en el tiempo mediante la voz y no la escritura, fue una jornada inolvidable.

Un día Bahia me conto la historia de su madre y la suya propia.

Los avatares que tuvo que pasar para escapar de los asesinos que invadieron su patria.

Otra de las maravillosas historias que me conto fue la de “La maestra que me enseño en una tabla de madera”, esta historia también viene reflejada en ese libro que he citado publicado por la Diputación de Zaragoza, ternura y devoción por parte esa maestra que supo inculcarle a sus hijos su vasta y rica cultura.

Los que hemos vivido en los hoy llamados “territorios ocupados”, no nos dimos cuenta que estábamos ante un pueblo culto, maravilloso, lleno de sapiencia y aptos para amoldarse ante cualquier adversidad.

No supimos mirarlos a los ojos y clamarles que por favor nos enseñara a ser parte de ellos, no ellos parte de nosotros…¡¡¡estábamos en su tierra!!!

Esta prepotencia y orgullo que tenemos los que hemos colonizado otras tierras y otras culturas, fuimos  con la espada por delante para tratar de someterlos, cuando ellos con solo la palabra nos dejaron en la pequeñez.

De Conchi y Bahia he aprendido mucho, y aunque no tenemos mucha relación, todos sabemos que el día que nos encontremos de nuevo frente a frente, será como si nunca nos hubiéramos separado.

He disfrutado muchísimo del último libro de Conchi “Sin pedir permiso”.

No tuve una juventud como la mayoría de los de mi edad, de muy joven ya estaba vestido de uniforme y en aquellos años, no teníamos derecho ni a mirar hacia la “izquierda”.

Por eso con ese libro me vi metido en un embrollo del que seguro nunca sabría salir, pero que mi hizo ver que fuera de mi, la vida existía en todas sus formas.

Gracias Conchi por esa mente tan maravillosa que tienes.

Amigo Bahia, tus eres ese touareg que a mí me gustaría ser.

Sabes  a desierto, has vivido cerca de la muerte, has sabido sacarle jugo a las oportunidades que la vida te ha ofrecido.

Luchas por tu pueblo no con las armas, si no con tu pluma, con tu sapiencia que llevas dentro y que la sacas para que sintamos que no sois nada de lo que la gente piensa.

El saharaui es culto, es arrogante porque lo lleva en sus genes, es admirado por sus enemigos ya que su valentía no tiene límites, es humilde ante el vencido y le ofrece su mano una vez derrotado.

Los saharauis es un pueblo lleno de cultura en todos sus sentidos, ya sea literaria, como científica.

De ellos aprendí a orientarme en el desierto por los elementos, por el sol, por el siroco, por las estrellas.

De ellos aprendí a dormir en la tierra e impregnarme de su olor mientras me cubría con un manto de estrellas.

De ellos aprendí a ser mejor persona, sé que hay de todo un poco, pero eso pasa en todas las culturas y razas.

Soy uno de los privilegiados de tener en mis manos el último libro de Bahia, “Tiris” rutas literarias, está dedicado.

Sé que es impersonal la dedicatoria, fueron muchos los que tuvo que firmar, él no sabía  quién sería el portador del ejemplar.

Igual se, que cuando nos veamos y llegue mi libro a sus manos me hará el honor de dedicármelo de esa manera que solo él sabe hacerla.

Tiris rutas literarias, es el libro que todos los que amamos a este maravilloso pueblo debería tener en su poder.

Me perdí en un sinfín de nombres que solo él y su equipo antropológico saben de ellos y tienen en su mente y en sus archivos.

En Tiris, me vi con Cervantes y su Quijote, con Quevedo, Lope de Vega, Góngora y muchos otros literatos para nosotros conocidos,

Los escritores saharauis no tienen nada que envidiarles, ellos estaban y están a su altura literaria.

Hemos estudiado a los nuestros y no sabemos nada de los que crearon una vasta cultura en los territorios donde fuimos invasores.

Una estupidez por nuestras parte, pero somos como somos y nunca aprenderemos a respetar a los demás aunque nos creamos que somos superiores a ellos.

Tiris es un libro de culto, lleno de  enseñanzas, el saber saborear la sombra de un  acacia, la caricia de una brisa mañanera, el olor a un te recién hecho, el escuchar a nuestros mayores con respeto mientras nos cuenta sus historias.

Tiris nos enseña a escuchar el silencio del desierto, el movimiento constante de la arena de las dunas, a saborear su aroma perfumado que vaga entre nosotros.

En Tiris, hay historias increíbles, poesía, amor.

No he visto ni un ápice de rencor.

Es sabido las palabras de muchos nómadas que nos dan lecciones de vida…”tú tienes el reloj para medir el tiempo, nosotros tenemos el tiempo”.

No nos damos cuenta que tenemos solo una vida, esta, la que estamos viviendo y la desaprovechamos en cosas banales, sin valor alguno.

Dejamos pasar delante de nuestras narices a personas sea de la raza o religión que sea que nos puede aportar mucha riqueza en nuestra vida, pero lo material prevalece y así nos va.

Me podría extender mucho más en la riqueza que tienen los libros de los escritores  de la Generación de la Amistad Saharaui y en este en particular, pero creo que no debo hacerme pesado.

Os dejo aquí un bello poema de mi admirado Bahia, que viene en el libro y que no os voy a contar la historia para dejar que vosotros mismos mediante la lectura del libro podrías descubrirla.


Agzumal y Tagzumalet



Si en vuestras manos vierto
esta leyenda de amor
es porque mi corazón
me evoca  descifrar
nombres de un ancestral
acto de pasión beduina.
Y si me pierdo en tiempos pretéritos
de mi civilización nómada
imagino que Galb Agzumal
supuso en otra era
el corazón de amor partido
de un mozo, Agzumal.
Y que Galb Tagzumalet
seria el amor lastimado
de una lozana Tagzumalet.
Todo, según la sabiduría
beduina , no fue más que
las mil y una proezas
de un lejano amor tirseño
aun vivo en la memoria


Más belleza no se puede describir en este magnífico poema de nuestro admirado y amigo Bahia M. Awah.


Mare Nostrum 19 – 02 – 2017

Adolfo A. Morales Borrego