26 nov. 2012

ESA MUJER

 





 

 
 
 
 




 
 
Su nombre me perfuma
Pétalos son sus dedos
De voz sensual,
Desgarrada y dulce

Bellos sus ojos
Como el cielo que ilumina
Su mirada penetrante

Luchas y  llantos
Lagrimas de sangre
Negras como la noche
Que quema mi ceguera

Dos minutos nada más,
Roce imperceptible
Confesiones íntimas

Precisamente ahora,
Que la vida me sonríe
Sin cadenas y con olvido
Sin reflejos de amargura

Se cuela en mi vida,
Sin llamar
No pide permiso,
Entra
Si pronuncio su nombre,
Peco
Y necesito pecar

La distancia es la barrera
De mi amargura y soledad
Desnudo me encuentro
Bajo un manto de estrellas

La noche me acobija
No quiero despertar
Si despierto, la pierdo
Grito en el silencio

En mis sueños yo la sueño
Con pasión loca,
De besar su boca
De saliva y miel

De acariciar su cuerpo
Hasta mis dedos quemar
Con cadena perpetua
En la carcel de su piel

Mi alma se muere
Si no la tengo
Y me arranca la pasión
Que de ella deseo

Extraño el calor de su cuerpo
En las noches frías
Noches sin vivir
Que vivo sin ella

Y amanece en sus ojos
Al despertar que ilumina
De ese color de cielo
Como todo ella misma

Me regala una sonrisa
Se despide sin más
Vuelvo a despertar
 
La realidad me llama,
Tristeza de amor…
La volveré a soñar

 
Adolfo

 
 
 

 
 


 
 

 
 
 


 









 











12 comentarios:

  1. Guauuu Adolfo!! Así nadie quiere despertarse. Sigue soñando, que igual se hace realidad. Cosas más raras se han visto!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Esa mujer que se cuela en tu vida y que no hace falta que pida permiso para estar entre tus sueños acariciando a la noche y entre a tu vida para escuchar su palpitar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La intensidad en tus versos atrapa irremediablemente...como la pasión!
    Eres puro sentimiento,Adolfo. Tus versos son una maravilla.

    " Entra
    Si pronuncio su nombre,
    Peco
    Y necesito pecar"

    De tanta intensidad que el fondo de esta página ya no es azul...


    Abrazos desde Chile!

    ResponderEliminar
  4. Esa mujer que en tus sueños esta, y no hace falta pedir permiso. Un poema maravilloso. Gracias adolfo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Entro en tu blog y me encuentro con letras azules sobre un fondo azul.
    Y mujeres azules.
    Y versos azules.
    ...
    Y claro, me gustaron recorrerlas.
    Encantado.

    ResponderEliminar
  6. que esa mujer te siga llevando hasta los versos más sutiles que se filtran en los sueños y acarician el cuerpo sin escapatoria

    ResponderEliminar
  7. Hay sueños que nos dan la vida entera y es mejor no despertar.Este es uno de esos sueños, Adolfo.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  8. La tristeza de amor...por lo menos tienes el alimento de los sueños y poder pecar por esa necesidad de amarla en sueños para no perderla

    Precioso poema!

    Un abrazo.


    PS:me gusta el microrrelato, has respetado las 50 palabras.Porque yo me pase unos cuantos pueblos jejeje:)

    ResponderEliminar
  9. Un poema precioso lleno de sentimiento claro que con esos ojazos de la imagen no me extraña que te inspirases.Saludos

    ResponderEliminar
  10. te felicito por tus textos y tu blog

    ResponderEliminar
  11. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y deja un comentário, para YO, seguí en su blog con facilidad.
    Yo, estoy te seguyendo.
    Abrazos, del Brazil.

    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por vuestros comentarios sin ellos no tendriamos razon de ser.

    un abrazo

    ResponderEliminar