14 abr. 2016

NADA





Hirientes son las palabras
De aquellos que un día
Me aplaudieron 
Sus ojos huyen de los míos

Ni mi sombra me acompaña
Sin camino en que andar
Sin rumbo que tomar

Imperceptible a las miradas
A las voces de mi garganta
Al sonido de mis pasos

No hay vida ni llanto
Olvido es mi apellido
Mi nombre es Nada

Nada  de mi mano sale
El humo no se  puede atrapar
De mi hiciste nada
Para  mi fuiste  nada

Mi amistad quisiste guardar
Sin saber que la amistad
Se elige, 
No se impone

Para ti soy nada
Tu….
Para mí solo eres eso…
Nada

Adolfo A. Morales Borrego
Mare Nostrum 14 – 04 – 2016


2 comentarios:

  1. Unos bellos versos a pesar de que trasmiten cierta tristeza pues el desamor siempre es triste. Me ha gustado mucho.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hoy tus versos son muy tristes, mi querido amigo Adolfo y es que además, esa palabra de "nada" duele al leerla, porque significa tan poco, pero a pesar de todo, tu poema es precioso, siempre tienes mucho que mostrar, sean versos de amor o desamor.

    Nada queda,
    nada fluye,
    nada tengo,
    nada soy,
    sin ti,
    agonizan mis palabras.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar