3 oct. 2016

CONDENA






Funda es mi piel en la tuya
Condenarme en ti quiero
Mi castigo  sea  tu lujuria
Veredicto sin apelación  acepto
Sentencia sin recurso

Entrelazar  tus besos con los míos
Trenzar tu cuerpo sensual y sedoso
Hilar  las caricias en tus sombras
Que iluminen las mías

Sean tus palabras aquellas
Que provoquen mis fantasías
Esas que no se escuchan
Sean el sonido de tu silencio

Seas tú mi sentencia
Tú mi penitencia
Tú mi castigo
Tu mi condena…


Mare Nostrum 03 – 10 – 2016
Adolfo A. Morales Borrego


2 comentarios:

  1. Bonito poema lleno de sensualidad.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es un placer leerte, mi querido amigo Adolfo, ya venía echando de menos tus versos, y es que tienes una inspiración que hace vibrar la fibra más sensible, tienes una exquisita delicadeza para escribir, una gran sensibilidad, y una pasión enorme, cómo me gusta acariciar tus versos, cómo me gusta sentirlos, quedarme entre ellos, y volar... volar lejos...

    Palabras entrelazadas,
    entre los versos de tu piel,
    y los adjetivos de mi tacto,
    encadenadas palabras
    que son besos cruzados,
    en la condena de los sueños,
    iluminando los sentidos,
    vibrando el alma,
    tejiendo versos,
    para ser la mejor de las condenas.


    Un beso enorme.

    ResponderEliminar