5 jul. 2017

SARAY



Eres mi música, mi acorde
Versos hechos melodía
Tú eres mi canción
Mi  poema de amor

Mi playa donde te evoco
La espuma blanca de su orilla
El salitre que pegado queda
Como tu piel de niña en mi está

En las olas te irradias
Como pompa blanca nacarada
Con tu sabor a sal  de albura

Tu silueta se refleja en
Esa mar como luna llena
En noches de verano placido

Trajiste amor a mi corazón
Cuando por primera vez
En mis brazos sentí
Tu bello cuerpo menudo

Mi niña bella
Mi niña adorada
Eres luz en mi vida

Eres toda bondad
Tu mirada besa mis ojos
Sonrisa que rutila mi gesta

Mi amada Saray
Razón de mi vida
No te apartes de mí
Sin ti no hay narración

Sin ti no soy nada
Vida llena de amor
Amor de mi vida



Mare Nostrum 05 – 07 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego




Este poema está dedicado a padre e hija, dos personas maravillosas que se aman de verdad, mi primo José Antonio y su hija Sary.




3 comentarios:

  1. Maravilloso ese amor de padre e hija.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Fue un remanso de paz leerte, Adolfo, has reflejado todo el amor que se encierra en ese lazo invencible
    Mi beso

    ResponderEliminar
  3. Pero qué precioso poema, un bellísimo homenaje que has dedicado a dos almas, a tu primo y su hija, y qué manera más bella de trasmitir el cariño de ambos, en el que las vidas están llenas de verdadero amor, un amor incondicional, el de un padre y una hija.

    Me encanta que hayas vuelto a publicar, mi querido amigo, gracias por seguir latiendo después de tu regreso, aquí vuelves con tanto sentimiento, como sólo tú sabes transmitir.

    Razón de su vivir,
    el sentido de su vida,
    mirada envuelta en bondad,
    la caricia que llega,
    el amor que late
    desde el cariño
    tan grande
    de un padre
    a una hija
    y viceversa,
    dos almas
    incondicionadas
    poniendo música
    a esta bella poesía.

    Muchos besos, mi querido amigo.

    ResponderEliminar