30 oct. 2011

A MI HIJO…..QUE NUNCA TUVE

En la soledad de mi estancia... empecé rememorar hechos ocurridos en mi vida...y no se porque... pensando en tu madre como hago constantemente...me vino a la mente que un día... halla por las tierras moras...nos vimos por primera vez después de muchos años...

Su vida había cambiado… aunque yo a ella la veía como siempre… hermosa... resplandeciente… sus ojos me miraban tan profundamente que no supe  en aquellos momentos estar a la altura de las circunstancias… pero tal el poder que ejercía sobre mi… que….

Después de decirnos como nos había ido durante aquella separación tan cruel…

Me dijo que tenía dos hijos…y otras muchas cosas mas... pero al despedirnos y al darme uno de los besos me susurro en el oído.

“Tuve un aborto y el hijo era tuyo”

No supe reaccionar, la sangre no me corría por la venas, me beso,… se monto en su coche y desapareció de mi vida nuevamente tal y como había entrado… primero como una brisa marina suave y al irse como el viento helado del Ártico.

Al cabo de los años volvimos a vernos.

Vivimos un largo y maravilloso tiempo juntos….lleno de amor…ternura y pasión… éramos la pareja ideal…estábamos pendientes uno del otro…

¿Por qué?... pero… se rompió…

…Otra vez la vida nos volvió a dar un azote del que todavía aun por lo menos yo no me he  recuperado.

No se los motivos por los que tengo la necesidad de hablarte… de decirte algunas cosas… quizás esto no tenga sentido...

¿Puedo hablar conmigo?

- Si

Gracias.

Primero quiero decirte que fuiste concebido como consecuencia de la amargura de dos personas que se amaban locamente y que sentían que sus vidas se rompían.

La separación era inevitable… estaban deseosos de darse en unos momentos todo el amor… el deseo y la pasión…  después el tiempo se encargaría de mantenerlos separados.

¿Dónde estas?

- No lo se, aquí hay muchos “entes”…así nos llaman

¿Te hubiese gustado nacer?

- Nunca me lo había planteado

¿Nos conociste?

- A ti no, a mi madre si, tienes que entender que estuve dentro de ella un tiempo, después salí violentamente y llegue a este lugar.

¿Te hubiese gustado conocerme?

- No lo había pensado, pero bueno, ahora ya nos estamos conociendo.

Me abría gustado que hubieses nacido.

- ¿Por qué?

Porque de alguna manera y aunque nuestra relación habría sido un poco especial, hubieses ocupado el vacío que me dejo un hermano tuyo.

- ¿Un hermano mío aquí?

Si, puesto que tu eres mi hijo, de mi también salio otro niño que la vida me arranco y que supongo estará por esos Lares.

- Puedo buscarlo

¿Podrías hacerlo?

- Porque no, aquí viajas de un lado para otro y recorres distancias infinitas, te encuentras con un sin fin de “entes” que han habitado la tierra, y otros como yo.

Si quieres te digo como se llama,

- No hace falta, los nombres aquí no sirven de nada, seguramente nos cruzaremos y al mirarnos sabremos que somos hermanos.

El es muy jovial, siempre tiene la sonrisa en los labios.

- ¿Qué le digo?

Pues le dices que eres su hermano… que no naciste… que tu madre es mi amor eterno…veras como entenderá todo.

Antes de abandonarme habíamos hablado sobre mi vida…era como un amigo para mi.

- Me hace mucha ilusión, aquí no hay muchas cosas que hacer, paseamos de un lugar para otro, nos saludamos y así siempre.

- Se que hay detrás de una  nebulosa, sitios donde tienes que ir acompañado hay diversiones, los que han ido vuelven muy contentos y con ganas de volver.

- ¿Cómo te llamaba mi hermano?

Me decía “viejo”

- Que nombre mas raro, se que los hijos llaman a sus padres “papa”

El también me lo decía, pero “viejo” es una expresión cariñosa.

- ¿Si hubiese nacido, que nombre me habrías puesto?

No lo se, esa decisión la hubiese tenido que tomar tu madre en su momento.

- ¿Te puedo llamar “viejo”?

Ya lo estas haciendo.

- Bien… cuando encuentre a mi hermano… hablaremos… nos divertiremos y cuando estemos saciados de estar juntos decidiremos cuando hablar contigo ¿te parece bien?

Me parece perfecto…aunque has de entender  de que estamos hablando porque estas en mi pensamiento…

- No me había dado cuenta… le había cogido yo el gusto a esto de hablar con mi padre.

No te preocupes, puedes meterte en mi mente cuantas veces quieras.

- Eso esta mejor… ¿alguna vez podré verte?

Por supuesto hijo, ya me queda menos vida por vivir que la que he vivido, así que cuando menos lo esperes estaremos juntos, al final nos reuniremos todos….

- No tengo prisa…pero me gustara muchos estar contigo…

Pásatelo bien hijo.

- Adiós “viejo”

Te quiero hijo….

- Te quiero “viejo”….

2 comentarios:

  1. Un pensamiento, un sueño, un instante,un deseo...
    relato conmovedor y lleno de sentimientos.
    Saludos querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Sueño o realidad ¿que fue?, no lo se
    Lo que si se que ahora estoy sacando pensamientos y recuerdos que estaban dentro de mi y de los que me estoy liberando, en ellos hay ficción y realidad. Esa es la cuestión, cada uno puede pensar lo que quiera.
    Seguimos con el pacto, tu me entretienes y me ilustras con tus temas y yo lo hago con los míos, ¿de acuerdo?. Un fuerte abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar