18 oct. 2013

A TI…POETA

 
 
 
 
Le pedí a la lluvia
Que guardase tus huellas,
Me fueron entregadas
Para  ellas custodiar
 
Si, ellas, tus hijas…
Fátima y  María Eugenia
Dos seres queridos por ti,
Llenas de pasión, dulzura
Amor y ternura
……..
Poemas con sabor a tierra,
Buscaste algo que hiciera
Más cortos los caminos largos
 
Le pediste a la tierra,
Tomillos, zarzas, esparto,
Hiedras, montes y barrancos,
Un suelo donde pisar firme
 
Hablaste con la carreta,
De ese carretero maldiciendo
A la bestia que pujaba
Por vencer el freno.
 
De aquel amanecer frio
De unos labios ardientes,
Un cuerpo con sed y hambre,
Que la muerte le dio
Sus labios secos y marchitos
 
Desde tu ventana describiste
Los escarceos de una gata
 Prostituta y zalamera,
Allí desnudaste al mundo
 
A una rosa vida le diste,
Prisionera en un jarrón…
De existencia  efímera
De la hermosura a pétalos ajados
 
Pediste la miseria
De aquellos que no la quisieran
Aun quedaban quienes
Ni miseria tuvieran
 
Rezaste a tu Dios
Del que eras ferviente devoto,
Pidiéndole por un padre
Que a su hijo le entregaba,
Y que en soledad quedaba
 
Preguntaste a ramera
Que placer daba
Sin placer recibir
Ella que quiso se dama
Y ramera era
 
Buscaste un hombre
Que diese sin recibir, honrado,
Valiente y virtuoso,
¡Ese, Diógenes!,
¡Ese es un hombre!
 
Pasajero interino,
Que nació para morir
Dudando si merecía
La pena el transito
 
Cuando la muerte te visita
Tienes las manos vacías,
Antes llenas de codicia,
Envidias, y triunfo engañoso,
Te llama y a ella vas
Y vacías las manos llevas
 
Miedo a morir, a no amanecer
A no terminar lo empezado
Aumentaba tu sed de madrugada
¿Dónde estás amigo Alfredo?,
¿Donde estas?
 
Con malezas enredadas
Descubriste al hombre
Endiosado, vanidoso y soberbio
Con destino incierto y espinoso
 
Con  báculo del peregrino,
Sandalias y sayo de basto lino
Hallaste el camino
 
Oda a la montaña
Que esperaba ella segura
A hombres soñadores
De poseerla y vencerla
 
Arañazos que surcan la tierra
Dejando surcos que semilla acoge
Dorará los campos
Llenará los graneros
“La espiga”
 
La añoranza del ayer,
Contar viejas hazañas,
Nostalgia de un amor,
Allí donde amó a la vida
 
En el jardín de tu casa
Echabas a faltar las rosas,
Jazmines, la pasionaria,
Adelfas y acacias
Faltaban tu madre y ellas
¡Se acabo la hermosura!
 
Y volvería floreciendo el rosal
Cuando anidaban las cigüeñas,
Cuando encelaban los pájaros,
Cuando cantasen las cigarras
 
Un amor otoñal y tardío
Fruta ajada, podrida, rancia
Pon tus ojos en mis ojos
Y dime adiós sin palabras
 
Hijos del tío Germán
Que con hacha en mano
Dieron caza y mataron
A un lobo solitario
 
Quiso el lobo engañar,
Perseguido por el hombre
Repudiado por los suyos
Piel de cordero se puso
Se le hubo de ordeñar
Aullidos de lobezno hubo
Y  no balar
 
Sin taras me pesa el alma
De siglos y sin balanza,
Brutal y de acero
En las entrañas
 
Celador de vidas controladas
Prostituido y acomodado
Vacía mi alma siento…
¡Me ahogo!
 
No limitaste tu humildad
A tu grandeza, sembraste
Sin esperar a recoger
Justo, cabal, comedido
La verdad de tu destino
 
Lloraste a tu madre
Por ella doblaron campanas,
Tus ojos como los suyos
Se cerraron para siempre
 
Eras porque estabas
Ya no estas
Tras el nombre, fecha
Y una frase
“Epitafio”
 
El fin llego querido amigo,
Docto poeta,
Guardadas quedan tus huellas
Vigilante de ellas quedo,
Porque tú sí que eres,
Eres…poeta
 
Adolfo
 
In memoria de Alfredo María Santos


7 comentarios:

  1. Alfredo María Santos y Espinosa de los Montero, nació en Jumilla (Murcia), se Licencio en Derecho por la Universidad de Salamanca.

    "Pedidle a la lluvia que guarde mis huellas" Poemas con sabor a tierra, fue su primer libro de poemas. Es autor de "La sequía", galardonado en el Concurso de Guiones de Radio Nacional de España.

    En Valencia estreno "La verdad escondida", una comedia dramática en tres actos y el cuento fantástico "Un duende en el Bazar".

    Junto a su padre escribió la Zarzuela "Tierra llana y Judas" un musical de escenas de la pasión de Cristo.

    El libro de poemas llego a mis manos por mediación de sus hijas Fátima y María Eugenia, del cual he aprendido mucho y seguro, seguiré aprendiendo.

    Me he permitido este pequeño homenaje tomando como base dicho libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Precioso homenaje, me ha conmovido mucho.
    Se advina entre sus versos la gran admiración que sentías hacia Alfredo que seguro estará orgulloso de este recordatorio y te bendecirá en ese maravilloso lugar donde ahora se encuentra.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Un bello homenaje que has hecho desde la profundidad de tu alma dibujando con tus letras un jardín de jazmines, preciosa,profunda, completa entrada, amigo Adolfo, felicitaciones por ser tan grande como poeta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un gran homenaje, lleno de emoción, ternura, amor, todos ellos sentimientos que expresan tu gran admiración por este escritora amigo tuyo.
    Muy bonito tu gesto.
    Un saludo

    Rosa

    ResponderEliminar
  6. Emocionante y sentido homenaje el que rindes a este poeta.
    Me he quedado muda ante tan profundos y cariñosos versos.
    Tu sensibilidad y buen hacer se escapa de las letras y las convierte en un manifiesto de cariño y admiración.
    Te dejo mi reconocimiento y mi admiración.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tener en mis manos el libro de poemas de Alfredo María Santos "Pídele a la lluvia que guarde mis huellas" ha sido una fuente de inspiración y emoción a la misma vez, por eso le digo en mi homenaje, que seré el guardián y vigilante de sus huellas,para eso me fueron entregadas.

    Gracias por vuestros cálidos comentarios.

    Un beso

    ResponderEliminar