3 oct. 2013

Un sueño

 
 
 
 
Apoyado en mis sueños…
Y apareciste tú,
Aquella imagen llena…
Llena de dulzura
 
Cuerpo de ensueño,
Distinguida, elegante,
Emanabas  sensualidad.
 
Mirabas al infinito…
Te volviste hacia mí,
Me sentí abrumado
No podía apartar mis ojos,
Era ya tu prisionero
 
Volví mi cabeza…
Estábamos solos, tu y yo
Sacaste una sonrisa
La más bella que había visto
 
Ojos oscuros
Labios sensuales, rojos
Un pelo que lluvia negra era…
 
Y volviste a tu infinito…
Caminabas a no sé donde…
Se acabo mi ilusión.
 
Volvieron mis sueños
Y  allí estabas,
Me fui contigo…o
Te viniste conmigo
 
Te hice un vestido de besos
Esculpí tu cuerpo,
Mis dedos cinceles
De seda eran
 
Recorrí tus piernas largas
Sin prisa a terminar,
Y sin prisas…te ame
 
Allí vuelvo día  a día
Me apoyo en mis sueños
Por si al despertar,
Vuelves a sonreírme
 
Adolfo


4 comentarios:

  1. En cada sueño una ilusión
    y en cada ilusión... ella

    Un beso Adolfo

    ResponderEliminar
  2. Un sueño precioso..........que tus sueños te sigan llenado de ilusiones y mejor todavía que se hagan realidad.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Soñar es magnifico, dejar ir el cuerpo y la mente , una forma de rejalarse energía para seguir el camino .
    Vengo desde el blog de nuestra querida Maria , fuente inagotable de sensualidad , cariño y elegancia, espero regresar a visitarte. UN saludo y un buen comienzo de semana.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar