1 abr. 2017

AL OTRO LADO....






Entre el levante y el poniente
Allá tus cenizas están
En su puente del Cristo
En tu Ceuta querida, tu Ceuta natal

Parte de ellas en mi boca se disolvieron
Para que siempre en mí estuvieras
Aquí se quedaron,  sabor a ti tengo
Nada ni nadie me lo puede quitar

No te sueño en cada noche
Te pienso en mis madrugadas
De duermevelas que muchas son
Pero te vivo al despertar

De menos te echo, es un largo caminar
Muchos años son, veintidós ya
Son los que sin ti vivo
Más de los que contigo pude estar

Fuiste mi primer amor verdadero
Ese que no se puede calibrar
Tu hermano el segundo
Imposible de evaluar

Echo de menos nuestras madrugadas
De los sábados cuando esperaba tú llegar
Mientras los demás dormían
De guardia yo permanecía
Tu aparecer era mi descansar

Nuestras confidencias que nadie sabe
Intimidades te llevaste contigo
De las muchas horas pasadas
Juntos en nuestro deambular
Entre hospitales y amanecidas
Mi boca a cal y canto cerrada esta

Fuiste compañero y amigo de verdad
Paño de lágrimas que supiste secar
Portador de secretos que nadie sabe
Y que tú supiste apaciguar

La ciencia parada estaba
No supieron caminar
Trágico tu vivir y el mío
Y el de la familia más

A veces me pregunto ¿por qué este castigo?
Si la vida me bajó a lo más profundo
Mas bajo no se podía llegar
Con tu ánimo me supe levantar

Me falto mi madre
No la pude disfrutar
Y mi único amor verdadero
En mi limbo esta

Ese que tu sabes quién era
Y que nadie se imaginará
De tu boca no saldrá  
Y la mía cerrada esta

Una madrugada me preguntaste
¿Qué se siente al amar?
A tus bellos ojos te mire y te dije

Cuando al abrazar a tu amada
Tus piernas te flaqueen
Y no sabes donde estas
Comprenderás entonces
Que ese cuerpo que abrazaste
Es el camino por donde tienes que andar

A veces ese camino se corta
Y no sabes dónde ir, es la vida
Lagrimas has de derramar

La vida da lecciones
Y que todo lo que amas
A veces nunca lo has de gozar
Otro vendrá y se la llevara
Y ella a ese hombre amará  

Sigo leyendo tus filósofos selectos
Para en mis adentros seguir debatiendo
Mi oblación hago en busca de respuestas
Que la vida aun no me sabe dar

Buen educador hubieras sido
De esa filosofía selecta
Que tanto te gustaba declamar

Conservo tus poemas que a mano escribiste
De la muerte hablabas y a la vida
Clamabas un camino aun por andar

Menos va quedando y el deambular
Por esta vida errante que llevo
Hasta ti he de llegar
No sé donde te hallas
Dentro de mí si lo estas

Caminante no hay camino,
Se hace camino al andar
Escribió el poeta Machado
Ese camino que ando
Algún día a tu morada me
Ha de llevar

Gracias amigo, compañero
Confidente de nuestros pecados
Risas y llantos tuvimos
Los dos sabemos lo que vivimos
Lo que sufrimos en el caminar

Tatuado en mi mente estas
A tinta con sangre inerte
Que nadie podrá borrar
Te quiero hijo
No lo puedes dudar


Mare Nostrum 01 – 04 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

2 comentarios:

  1. Cuanta tristeza y cuanto dolor hay en estos versos donde describes un tremendo drama de tu vida de esos que duran para toda la vida..... te has desahogado en tu poema a la vez que has recordado a tu hijo siempre presente en tu vida y en tu mente.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes que en estos momentos no me salen las palabras después de leerte? se me ha quedado un nudo en la garganta, en las manos temblor, y se me resbalan lágrimas de los ojos, realmente tu poema llega muy adentro, al corazón, me has emocionado, porque está escrito con el corazón, con mucho amor, y sufrimiento, el que siempre permanecerá en tu interior, al irse tu hijo, ni los años que pasen podrán mitigar el dolor de tu gran corazón.

    Realmente bellísimo tu poema, así llega, como lo has escrito, directo al corazón por un amor que en ti germina cada día, porque él aunque ya no esté sigue contigo cada día.

    Un abrazo inmenso, mi querido amigo Adolfo.

    ResponderEliminar