18 abr. 2017

AÑORANZA




Tengo añoranza de mi idolatría
De mi deseo interminable
De esos besos que nunca nos dimos
De esas caricias carentes de sentido
Porque nunca fueron reales

Añoranza de tus labios que deseo sentir
De mis manos cubriendo tu cuerpo
De mis dedos transitándote
Haciéndote vibrar

Añoranza de tu mirada seductora
Penetrante llena de pasión y ardor
Compartir nuestros pecados

Deseo hacerte perder el sentido
Para que en mi ausencia tengas
Ansias calladas llenas de añoranza

Añoro lo que no tengo y carezco
Lo que deseo y necesito
Vehemencia dentro de mí,
Calma y tregua a mí alrededor,
Que no es sosiego ni paz

Añoranza de tu imagen borrosa
El tiempo anulo de mi designio
Hicieron perderte en mi destino

Que me llevaba hacia tu estela
Añoro lo que no tuve, ni tengo
Ni te tendré…
Pero te añoro…


Mare Nostrum 18 – 04 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

2 comentarios:

  1. Muy triates esas añoranzas.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Qué intensos y bellos tus versos, mi querido amigo Adolfo, con tanto deseo, y tanta pasión aún a pesar de ser nostálgicos, llevan esa carga erótica que tú sabes transmitir tan bien, me han encantado.

    Un placer siempre leerte, mil gracias, por seguir estando por este mundo mágico de letras.

    Y como no puede ser de otra manera, te dejo, de manera improvisada, como hago siempre, lo que tus versos me inspiren.

    Besos enormes, Poeta.

    Añoranza de tus sonrisas,
    las que mecen mis labios,
    las que acunan mis latidos,
    las que abrasan mis sentidos.

    Añoranza de tus verbos
    que saben a primavera,
    a jardín de flores,
    a sonata de versos.

    Añoranza de tu mirada,
    la que penetra mi alma,
    la que me lanza al fuego,
    la que me tienta al infierno.

    ResponderEliminar