3 dic. 2016

OTOÑO




Palidece el esplendor
La luz viva, brillante de
Un verano intenso, cálido

Llega el otoño que amansa
Crea sueños de lo vivido
Imagines emigrantes

Grito mi silencio perpetuo
Que ahoga mi nostalgia
Quiero vivirte intensamente
Sin lágrimas que quemen
Sin alientos gélidos
No hay olvido en mí

Tú presencia de ayer
Hoy es melancolía doliente
Aquellos que me diste
Besos eternos y perdurables
Quedaron grabados en mi otoño


Mare Nostrum 03 – 12- 2016
Adolfo A. Morales Borrego


3 comentarios:

  1. Y el otoño llega cargado de luz
    con las palabras de tus versos,
    con las caricias de tus dedos,
    con la sinfonía de la brisa,
    con la magia de tus ojos,
    observando el entorno,
    sintiendo nostalgia
    por el tiempo pasado
    y volver a robarle
    los besos guardados.

    Qué bellísimos versos siempre escribes, y cuando son inspiradores de mis poemas, y nacen en mi blog, me llegan al alma, de verdad que sí, mi querido amigo Adolfo, porque veo que tienes una sensibilidad a flor de piel, y puedes decir tanto... tanto... que tienes escondido sin que te des cuenta seguirás fluyendo mucho más, y lo mejor es poder disfrutar de la sensualidad de tus versos.

    Un lujo saborear(te) a ti y a tus letras.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Y siempre quedarán grabados en ese otoño que ya será eterno.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Precioso. Una descripción muy profunda qué te envuelve, te conduce por esos sentimientos tan especiales y nostálgicos, tan humanos y reales. Me encanta. Un abrazo Adolfo.

    ResponderEliminar