24 ene. 2017

TU MI TEMPESTAD






Corsario quiero ser de tu cuerpo
Que a la deriva me lleva
Surcar tus mares tenebrosos
Llenos de tempestades lascivas
Eróticas, sensuales y libertinas

Quiero navegar a la locura
Que el océano de tu talle
Me ofrece y me clama
Que sea la brisa de tu aliento
Quien me haga surcar ese laberinto
Hacia la tormenta perfecta

Quiero ser tempestad y calma
Viento, lluvia, día y noche
Las tinieblas lujuriosas
De tus ansias de mí

Quiero ser tu puerto de atraque
Llegar a la profundidad de tu ser
Seas tú mi ensenada
Tus piernas mi estuario
Donde uniré tu cuerpo al mío


Mare Nostrum 24 – 01 - 2017-01-24
Adolfo A. Morales Borrego

2 comentarios:

  1. La verdad es que es un lujo leerte, mi querido amigo y admirado poeta, Adolfo, escribes con pluma de oro, que va envolviendo cada verso entre caricias y latidos.

    Me encanta esa pasión tan desbordada que se siente en tu poema en esa tempestad que cautiva y altera los sentidos.

    Y yo me quedo entre tus letras, saboreando, de una en una, para deleitarme y gozar con ellas, y que mi inspiración me lleve lejos, muy lejos.

    Muchos besos enormes.

    Navegando hacia el abismo
    y tus lascivas caricias
    me llevan a la deriva,
    surcando mares,
    desbordando océanos,
    provocando mis tormentas
    entre tsunamis y tempestades,
    me clama la vida
    entre el delirio y la muerte.

    ResponderEliminar
  2. Un corsario que tiene muy claro lo que quiere.Saludos

    ResponderEliminar