30 ene. 2017

ESE ABRAZO





Fue ese abrazo que me diste
Cambiaste mi vida, no fui yo
Fuiste tú quien borro mi existencia

Mi ser, me convertiste en olvido
Ni te culpo, ni me culpo
Fue ese abrazo que me diste

Tus pechos llenos de pubertad
Se clavaron en mi pecho
Ganas de fusionarme en ti
Una existencia, la tuya y la mía

Se Quemo mí sustancia, 
Fui  materia y despojo
Cuerpo sin vida errante
Me falto ese abrazo
 Que me diste

Fueron esas ansias de besarte
Saciarme de tus labios vírgenes
Beber de tu aliento
Aun por descubrir y sentir

Tu mirada profunda llena
De una  despedida y lejanía,
De ese adiós que solo yo sentí

Fue un instante, solo instante
Me trasmitiste tu calor
De ese cuerpo tierno y dulce
Me hiciste tener ganas de ti
Que aún perdura en el tiempo

Esas lágrimas que solo yo trague
Nostalgia que me quemaba
Y la distancia alimentaba

No quiso el destino
Que tu a mi llegaras
Ni que yo en ti estuviera
Fue una locura dijeron
Una sinrazón sin lógica

Una eternidad ha pasado
Permaneces en el tiempo
Lo que el olvido no puede borrar
Fue ese abrazo que me diste

No veo tu cara, ni tus ojos
Siento el aroma de tu cuerpo
Mis ganas de besar tus  labios
De abrazarte fuertemente

Ni tú ni yo tuvimos la culpa
La tuvo…
Ese abrazo que me diste


Mare Nostrum 20 – 01 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego









3 comentarios:

  1. Un abrazo impactante que no has podido olvidar y que tus versoso lo recuerdadn.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hubo alguien a quien diste ese abrazo que nunca se olvida...un beso

      Eliminar
  2. Mi querido y admirado Poeta, te leo una y otra vez, y me dejas sin palabras, disfruto desde el silencio, otras veces vuelvo, y me dan ganas de dejarte las mías, pero siempre disfrutando de tus sentires, tienes un alma tan llena de vida, que me encanta venir a beber del manantial de tus latidos.

    Gracias por existir en este mundo de poesía.

    Un beso enorme.


    Ese abrazo que cambió tu vida,
    esa fuerza que quemó tu cordura,
    esas ansias por descubrir,
    por saciarte de sus aguas,
    por comer de sus manjares,
    todo quedó fusionado en un instante
    que siempre perdura en el recuerdo.

    ResponderEliminar