23 may. 2017

DUDA






Soy esa duda que te abruma
Te hace soñar y sacude tu esencia
Quieres desentrañar qué soy
No encuentras el camino
Me dudas pero me piensas

Quieres sentirme porque en ti vivo
Soy la duda de tus pensamientos
Quien repleta tus soledades vacías

Quien en tu sueños dibuja tu cuerpo
Con mis pinceles sensuales
Avivando tus deseos más profundos

Quieres evocar lo no vivido
Pero soy tu duda, tu dilema
Lo que no existe y es

Soy tu fantasía anhelada
Un espejismo en la lejanía
Quieres amarme intensamente
No sabes cómo hacerlo…
Dudas…

Alumna y maestra a la vez
De ese amor que te atenaza
Que te hace vivir y soñar

Compañera de mi viaje
Sin un destino fijado, lejano
Pisar mis huellas imperceptibles

Caminar hacia tu interior
Donde me encuentres en ti
Quieres llegar allí, pero…
Dudas…

Mare Nostrum 23 – 05 – 2017
Adolfo A. Morales Borrego

4 comentarios:

  1. La duda es mala consejera pero te ha inspirado bellos versos.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Se duda por que se teme, se anhela o se recela...más dudar, en ocasiones, es más que necesario.
    Aplaudo tus verso querido amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Dudar, en ocasiones, es humano; lo malo es que esa duda, sea un una constante. Es bueno pensarse las cosas, no ser demasiado impulsivo, pero si necesitas habitualmente la opinión de los demás, para dar un paso... NO ERES TÚ EL QUE TOMA LA DECISIÓN y por consiguiente, nadas en un mar de dudas. Como siempre, Adolfo, me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Antes de comentar la última entrada, me quedo en ésta que no te la había comentado, mi querido amigo Adolfo, cómo me gusta verte aparecer y saber que sigues latiendo entre versos, y es que cuando escribes poemas lo haces desde la pasión e intensidad de tus adentros, un verdadero placer disfrutar de tus poesías, y volar contigo.

    Besos enormes con cariño, mi querido amigo.

    Duda eres,
    entre sueños,
    entre versos,
    entre latidos,
    entre pensamientos,
    habitando mis delirios,
    vaciando mis soledades,
    cuando te pienso,
    y te siento,
    y te tengo,
    aunque te invente,
    y así en mí existes,
    entre fantasías,
    y anhelos,
    entre latidos
    y llamaradas,
    aún dudando,
    pero sintiéndote.

    ResponderEliminar